¿Existirá un mundo invisible?

¿Te lo has preguntado? Cuando pienso en esto, de manera muy rápida mi mente me lleva a escenas de cuando era niña, jugando con artefactos imaginarios, con poderes que salían de mis manos y tenían efecto en otros, o en la “realidad”. Sin intencionarlo, mi mente me sigue empujando cronológicamente, a los siguientes años de mi vida, adolescencia y sistema educativo, terminando con la Universidad, donde todo ese mundo que amaba perdió créditos, importancia y espacio. Un mundo que solo era parte de fantasías que revivíamos viendo una y otra vez, las películas de Harry Potter.

A mis veinte y tantos, el mundo invisible vuelve a cobrar vida (y con ello, también una parte de mi alma) Sí de niña creías en eso invisible y mágico. Te invito a seguir leyendo…
En una entrada anterior, mencionaba que el “mundo invisible” era la llave maestra para que pudiésemos parar esas historias que se nos repiten una y otra vez. Hoy te cuento qué es ese mundo invisible.
El mundo invisible, es un mundo a nivel cuántico que genera la realidad que hoy observamos, un tejido energético que con nuestros ojos actualmente no podemos ver. Hay quienes le llaman Matriz Divina, el lugar donde surge todo lo que está en nuestra realidad material. Conocer cómo funciona esta matriz nos da pistas para comprender por qué seguimos replicando las mismas historias, que contienen guiones idénticos aunque personajes distintos.El guión de la Matriz Divina es establecido a nivel de aprendizaje almico, es nuestra alma la que atrae situaciones, conflictos y vínculos que permitirán ir aumentando los aprendizajes de cada encarnación. Las atrae por vibración y resonancia; es decir, que atraes una y otra vez lo que eres, cual espejo para que puedas observarte, reconocerte y aceptarte a través de la experiencia con otros.

¿Qué pasa si por distraída no miraste bien el espejo?

Tu alma te lo trae de nuevo, hasta que logres ver eso que pasaste por alto. Se me viene a la mente esa frase que anda dando vueltas en redes sociales: “Dicen que si no haces introspección, tu Ex se te aparece en el cuerpo de otro”. Una de las formas de dejar de repetir historias, es andar atenta por la vida, anclada aquí y ahora. No pegada en el pasado, ni ansiosa en el futuro, si no que atenta en lo que ocurre en el presente, así… no se nos pasa nada por alto, no repetimos la lección (ni el curso). La ley del espejo le llaman a este aspecto de la Matriz Divina. Todo lo que ves a tu alrededor es reflejo de lo que tienes dentro. Y aquí es donde algunos generan ciertos conflictos con esta forma de ver el mundo… “¡Pobre de mí! ¿Por qué tuve que conocer a ese aprovechador, manipulador y celopata?” … ¿qué te habrá querido enseñar tu alma atrayendo a una persona así?

Para mirar en el espejo de la Matriz Divina, descifrar sus misterios y diseñar la vida que quieres, solo puedes pararte frente a ella con total honestidad y su cuota de no moralidad/no juicio, o la cosa no fluye… A veces el espejo es literal, a veces el espejo es desde el opuesto. O eres una aprovechadora, manipuladora y celopata “más pasiva”( y no lo notaste, ups!), o tienes serios problemas para ponerle límites a quienes tratan de llevarse lo que tienes, utilizarte para sus antojos emocionales y creer que eres de su propiedad.
Cualquiera de las dos opciones, le duele a nuestro Ego en una cultura donde “ser la niña buena” es lo más premiado y valorado.

¿Te atreves a preguntarle al espejo?

Espejito, espejito…

 

Johana Toro Delgado

Psicóloga – Terapeuta holística 

https://www.facebook.com/lunaurea/ – Viña del mar

Deja un comentario

comentarios