“Las brujas fueron somos y serán aquellas demasiado peligrosas por cuestionar y romper moldes, por volar más allá de lo permitido…”

“¡El aquellare ha despertado de nuevo!” 

Cuando marché este año para el #8M con miles de mujeres en Santiago leí en un cartel: “Somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar” y lo encontré tan cierto, nuestra sensibilidad nos hace únicas y se traspasa de generación en generación.

Siendo niña vi a mi abuela con un mazo de naipe español develando el futuro o escuché a mi tía contar sus historias sobre especial sensibilidad, así que con toda esa información me gustó estudiar el tema. Cuando me duele el útero me pongo un cuarzo amatista para que transmute mi dolor en calma y me conecto con la luna y nuestros ciclos femeninos.

Las brujas han sido históricamente mujeres rebeldes, que fueron quemadas en la hoguera por desobedecer las reglas de la sociedad, por ser sabias, mágicas, por alcanzar el cielo con sus escobas, por pelear por sus derechos y ser poderosas… ¡Mujeres feministas!

Según National Geographic:  “La primera mitad del siglo XVII fue en toda Europa la gran era de la caza de brujas. Prácticamente ningún país escapó a esta obsesión, a la que se sacrificaron miles de víctimas condenadas a la hoguera”.

  • ¿Quiénes eran las brujas?

En el libro El retorno de las brujas, la filósofa Norma Blázquez Graf, señala que: “Eran parteras, alquimistas, perfumistas, nodrizas o cocineras que tenían conocimiento en campos como la anatomía, la botánica, la sexualidad, el amor o la reproducción, y que prestaban un importante servicio a la comunidad. Conocían mucho de plantas, animales y minerales, y creaban recetas para curar, lo cual fue interpretado por los grupos dominantes del medievo como un poder del Diablo”.

  • Mujeres con conocimientos en un mundo patriarcal:

Las elites eclesiásticas, políticas y económicas tenían un modelo masculino muy marcado y las mujeres manejaban mucha información, incluso sobre aborto, lo que representaba una amenaza para el patriarcado. Podríamos decir que fueron las primeras mujeres científicas. Además  eran independientes, vivían solas en el bosque, tenían conexión con la luna y se solventaban económicamente. Ante tal amenaza feminista decidieron quemarlas.

  • W.I.T.C.H: Las nuevas herejes del siglo XX

En Estados Unidos entre los años 1968 y 1970 estuvo el colectivo de mujeres denominado W.I.T.C.H, Conspiración Terrorista Internacional de Mujeres del Infierno, quienes lucharon a través de la magia, el teatro y los hechizos en contra del patriarcado y se auto-declararon brujas, incluso imitando su manera de vestir con trajes y capas negras. Esta mística hizo que tuvieran rápidamente adherentes por todo el país.

  • Las brujas de hoy

Son las mujeres que generan redes, las que escriben en este portal para dar conocimiento a otras, las que luchan en conjunto por terminar con la opresión, las injusticias, las indomables, las argentinas del pañuelo verde, las chilenas que se tomaron las Universidades por la educación no sexista, las que hicieron arte y mostraron las tetas como símbolo de libertad en la marcha realizada en Santiago, las mujeres que disfrutan de su sexualidad por placer y no por procrear, las que defienden los derechos humanos, de los animales, de la tierra, las mujeres que se aman unas a las otras, las que se juntan cada luna llena en aquelarre para conectarse con sus emociones, junto a la tierra y el cielo, las rebeldes con convicciones claras, las mujeres que se sanan a sí mismas, que se miran hacia adentro, las que ayudan a otras con la magia del amor, las que no se rinden, las que lo quieren todo y luchan por ello.

¡¡Porque juntas somos fuertes, poderosas y hacemos de este mundo un lugar más amable!!

Somos Brujas

Somos Mujeres

Somos Liberación

Somos NOSOTRAS

Por:

Camila Cruz

Periodista – Directora Nosotraselblog 

 

Deja un comentario

comentarios