• Orgasmo como fin último del sexo:

Al consultar sobre aquello se puede considerar que la mayoría de la población busca en el orgasmo, una validación en torno a la satisfacción sexual, o calidad de respuesta sexual. Esto responde a que la población ve al coito como un vehículo que traslada de una zona A, a una zona B, olvidando muchas veces que el mismo camino puede ser igual o más placentero que la parada.

  • Coito como encuentro no como propulsor:

Veamos al coito o al encuentro sexual como una posibilidad de intimidad; no se requiere únicamente del coito para sentir placer, el encuentro sexual comienza desde el deseo, una caricia delicada, un susurro, una mirada cómplice, un mensaje íntimo… todo lo que impulse movimiento en mí y genere una posibilidad de contacto más cercano con un otro debe ser desde sus inicios deseado y sentido placentero, todo el camino hacia el orgasmo puedo vivenciarlo en base al placer. No es una cinta de video que requiere solo de un avance, puedo quedarme más tiempo en las caricias, en un masaje erótico, en besos u otro sin llegar al contacto meramente genital, es decisión de cada pareja el cómo se manejan los tiempos y si en aquel momento se expresa como contacto, caricia, sexo oral, masturbación, sexo coital…

  • Carga de estrés innecesaria:

Mientras más relevancia cobre el orgasmo en el encuentro sexual mayor tensión y estrés se expresará en ello, y hará que el encuentro en sí pase de ser placentero a un encuentro incómodo, monótono y por sobre todo que genera altos niveles de estrés, por consiguiente si esta conducta se repite, se aprende y generamos una creencia como; “no tuve un orgasmo por tanto no lo pasé bien”, hace que los encuentros futuros contengan una carga innecesaria de estrés, provocando que en vez de relajarnos y disfrutar estemos contantemente validándonos con el otro, aumentando por tanto la inseguridad de cada cual.

  • Importancia de autoestima:

Como he comentado en notas anteriores, el autoestima es un pilar fundamental respecto a mi respuesta sexual, cuan cómoda me siento en la intimidad es cuan cómoda soy o estoy siendo… mientras más relajada, con buena actitud y deseo del encuentro sexual me presento se propiciará que este fluya hasta donde las partes involucradas lo deseen, esto podría ser no necesariamente hasta alcanzar el orgasmo desde mi parte o mi pareja y aún así ser un encuentro muy placentero e íntimo.

  • No hay estándares que valgan:

Los estándares perpetuados desde la cultura exigen que cada encuentro sexual para validarse requiere de un punto objetivo como el orgasmo pero hoy en día aquello dista mucho de la realidad, hoy la sexualidad es vista como un todo y no una parte o una foto estática, disfrutemos cada paseo, cada camino, cada trayecto que puede conducirme al orgasmo, si nos abrimos a esta posibilidad los encuentros serán más espontáneos, dinámicos y por sobre todo favorecedores del placer y el goce.

Valentina Salgado

Matrona y Experta en Sexualidad

V Región

https://matronavalentinasa.wixsite.com/espaciomatroneria

Deja un comentario

comentarios