En los post anteriores he hablado de piso pélvico, sus funciones e importancia, las principales patologías que lo afectan y de los factores de riesgo que pueden generar algún problema en esta zona corporal.

Dentro de esos factores mencioné el parto, más específicamente el manejo de la segunda etapa del trabajo de parto: el expulsivo. Esta fase es crítica, ya que en ella pueden generarse grandes lesiones en nuestro piso pélvico. Un expulsivo largo (más de 2-3 horas), con pujos en valsalva (aguantando la respiración) y acostada boca arriba, de seguro lesiona de manera importante tu piso pélvico.

  • Para evitar lesiones perineales intraparto, existen varias medidas que te ayudarán a prevenir o disminuir la ocurrencia de éstas:

1. Masaje perineal: este se realiza unas 6-8 semanas antes del parto y tiene por finalidad flexibilizar y elongar la musculatura del canal vaginal.
2. Entrenamiento de la respiración y pujo: un correcto pujo se realiza en coordinación con la respiración, incluyendo la actividad de la musculatura del abdomen y relajación de piso pélvico.
3. Libertad de movimiento: el moverte durante la fase de dilatación, ayudará a que el expulsivo sea más corto.
4. Posiciones verticales: éstas promueven el descenso del bebé por el canal del parto, simplemente por acción de la gravedad.
5. Confianza en ti: el poder de nuestra mente es inmenso, si yo creo que puedo, así será, de lo contrario, difícilmente lo lograré. Para ello, el conocimiento previo de todos los retos que enfrentarás durante el parto, es fundamental, te empodera y brinda toda la confianza que necesitas.

Como ves, existe un mundo por conocer, preparar, estudiar y experimentar para recibir a tu bebé de la mejor forma posible y sin dañar tu piso pélvico.

Recuerda:

¡No es el parto vaginal el que daña piso pélvico, es el manejo de éste!

Betzabé Cueto Galdames
Kinesióloga de Piso Pélvico, Embarazo y Postparto.
+56 9 84920907 – betzacueto@gmail.com
www.betzacueto.wixsite.com/pelvilivkinesiologia
Atención en consulta y a domicilio en Valparaíso – Curauma

Deja un comentario

comentarios