Las últimas estadísticas indican que en Chile hay más de 1.800.000 emprendedores; de cada 10 de ellos, 6 son mujeres, un número respetable a razón de la cantidad de chilenos en edad laboral activa. El principal problema de este número es que mucho de estas y estos emprendedores nacen más por necesidad que por decisión.

  • ¿Por qué emprendemos?

Del 1.800.000, el 76% nace debido a que perdió su trabajo estable, un 4% debido a que no encontró trabajo en lo que quería y sólo un 14% quiso, por gusto personal, ser emprendedor. De todo este universo, solo un 2% de los emprendedores sobreviven los 5 años. Nuevamente, los números no mienten y se condicen, sólo quienes tienen intrínseco en su ser las ansias de emprender son los que logran mantenerse en el ruedo.

  • ¿Qué nos lleva a fracasar?

Hay una multiplicidad de factores, desde que los los motivos que nos llevan a emprender no son los idóneos, hasta el que no estamos capacitados para hacerlo; muchas veces no tenemos las herramientas académicas, otras la personalidad, la tenacidad o la visión, para qué decir de la cultura social que está absolutamente en contra. Cuántas veces hemos escuchado el famoso “búscate un trabajo estable”. Es verdad, tenemos mucho en contra, pero podemos poner ojo y esforzarnos en algunos puntos que, si los logramos hacer propios, podrían voltear la rueda.
Chile es un país que recién está facilitando el emprendimiento, por lo tanto, somos parte de la prueba y el error. Somos, por el contexto, el conejillo de indias, hay que considerarlo, pero debemos informarnos de los beneficios existentes, entre ellos están los siguientes.

  • Claves para Emprender: 

1.- ¡Formalízate! Existe la página “Mi empresa en un día”, amistosa y económica, es el primer paso para acceder a los beneficios que existen, en nuestro país es necesario hacerlo. También contamos con los Centros de Desarrollo de negocios, busca el de tu ciudad, ahí te pueden guiar.

2.- ¡Infórmate! Tienes formas de financiarte, los primeros dos años son los más difíciles, debes lograr hacer marca y aprovechar los recursos, recursos que, recordemos, siempre son finitos. El Estado nos ayuda con “Capital Semilla” y “Capital Abeja” de Sercotec, “Yo emprendo” de Fosis, y también algunas alternativas privadas como el concurso “Brain Chile” de la Universidad Católica y el banco Santander.


3.- ¡Edúcate! Nuestra educación no forma emprendedores, por lo que estamos en déficit, así es que busca aprender, hay mil opciones, algunas incluso gratuitas que te darán más herramientas para poder mantenerte en el tiempo.
Estos tres pasos son sólo el inicio; el talento, la perseverancia, el dejar de lado el ego, el mejorar constantemente, el saber escuchar y asesorarse es parte también fundamental. No trates de inventar la pólvora, emprende conscientemente, primero con necesidades ya existentes y, cuando logres formar tu capital, Innova. Y lo principal, lo que no podemos dejar de recordar es que debes estar absolutamente enamorado de lo que haces y, como siempre digo, un poquito loco.

Victoria Aldunce

Administradora de empresas 
Diplomada de Universidad de Chile en Gestión de Empredimientos
Diplomada de Universidad Católica en Decisiones estratégicas
Gerente General en grupo de medios Akm y Emprendedora en Multiplataforma Al día 

Deja un comentario

comentarios