El acoso en la mujer también se da encinta. He estado embarazada 2 veces y siempre pensé que era un estado en que la gente te veía de manera tierna y respetuosa, pero no era así. Aparte de no respetar tu panza (pocos te dan el asiento, la caja preferencial no se respeta, el estacionamiento de embarazadas está ocupado…), los hombres aún son capaces de decirte “piropos” en este estado.

  • Acoso a la mujer:

¡Así es! Sinceramente no pensaba que me dirían “¿Le hago la patitas?”; “Hagamos el hermanito”; o “Te lo meto sin condón total ya no hay riesgo”… solo por nombrar algunas tonteras que me dijeron en el oído o cerca de mi cara. Todos conocemos el repudio que causan los piropos en la mayoría de las mujeres, pero embarazada me sentí aún más vulnerable. Antes pensaba que si me molestaban les podría dar un cachetazo o un carterazo, pero ahora siento que tengo que proteger a alguien más y no me podría arriesgar, además el desorden hormonal de este estado me hace sentir peor.

  • ¡Usted no lo diga!

No entiendo por qué los hombres realizan acoso hacia la mujer, se apropian de tu dignidad, invaden tu espacio personal, dan una opinión que nadie les pidió. He sentido su olor, su aliento, partes de su cuerpo pegados al mío y ¡lo único que me producen sus palabras y actos es asco!

Si usted es de los que dicen piropos porque “es una forma de halagar a las mujeres”, ahórrese los comentarios e intente conquistar a su mujer todos los días halagándola, pero al resto, embarazadas o no, déjenos tranquilas.

Lee también sobre acoso a mujeres lesbianas en esta nota de Nosotraselblog: http://www.nosotraselblog.cl/2018/10/ser-lesbiana-en-chile-70-declara-acoso-callejero/

Mariana Mesa 

Vet Nosotraselblog

 

Deja un comentario

comentarios