La luna a un nivel simbólico, y la influencia energética que tiene en particular con el humano, representa nuestra energía femenina. Con ello se relaciona con nuestro mundo emocional, los aspectos inconscientes de nuestro ser, aquello oscuro que tienen ausencia de luz y limitan la expresión de nuestro potencial.

Te compartimos a continuación, las características del ciclo lunar, esta información puede servirte para guiar tu autoconocimiento y entender cómo funciona tu interior.

  • Luna Nueva: La Siembra de intenciones.

Aquí comienza el ciclo lunar, y este marca el momento para que iniciemos: proyectos, cambios de hábitos, intenciones de transformación emocional, etc. A nivel emocional nos encontramos mirando hacia nuestro interior, es un momento del ciclo lunar donde la energía baja, y es importante que podamos organizarnos para no realizar tantas actividades que tengan que ver con el otro para no desgastarnos. Tiempo para meditar, enfocarnos en alguna actividad artística donde podamos contactar con nuestra alma, ir hacia adentro.

Toma consciencia de las intenciones que te gustaría manifestar en este ciclo, apuntala en tu agenda y/o anótala en un papel que puedas colocar en tu altar.

Luna Creciente: Alimento y doy luz.

Segunda parte del ciclo, la luna comienza a ganar luz y con ello aumenta también nuestra energía. Este periodo es donde alimentamos nuestras intenciones y nos comenzamos a abrir al resto. Es un buen periodo para materializar acciones de nuestras intenciones, comunicar lo necesario, hacer trámites en plano de la materia, agendar reuniones o entrevistas de trabajo.

  • Luna Llena: Cosecho mis intenciones

Tercera parte del ciclo, donde la luna llega a su máximo potencial de luz y con ello nuestra energía llega su tope. En esta parte del ciclo, nuestras emociones están en picada, se iluminan nuestras sombras y tomaremos consciencia de nuevos patrones que debemos liberar para seguir avanzando.

Es una luna de cierre y culminaciones, aquí llega a su máximo de energía las intenciones que me propuse al inicio del ciclo. Date un tiempo de retiro para meditar y sentir qué es lo que pasa en tu interior a nivel emocional, que se está moviendo. Reflexiona sobre lo que pasan los días de luna llena en tu entorno y que puede estar mostrándote en el interior. ¿Qué patrones siento que me limitan en este ciclo?

  • Luna Menguante: Suelto y limpio.

Cuarta parte del ciclo, acá nos preparamos para volver a empezar. La luna pierde luz y se va a negro. Luego de haber tomado consciencia en luna llena de aspectos de nuestro ser que nos limitan, esta fase de la luna nos da espacio para poder eliminar todo esto, soltar y limpiar nuestro ser. Es bueno en esta fase hacer depuraciones en diferentes aspectos:

  • Cortar relaciones que no nos hacen bien
  • Depurar nuestro cuerpo, podemos tomar jugos verdes
  • Limpiar nuestro clóset y espacios personales

Recuerda que cada vez que limpiamos o soltamos, abrimos espacio físico y energético en nuestra vida para que pueda entrar lo nuevo. En esta fase, es para preguntarnos ¿Cómo se concretaron y di forma a mis intenciones de luna nueva? Reflexiona al respecto y prepárate para el nuevo ciclo.

Johana Toro Delgado

www.lunaaurea.cl

Deja un comentario

comentarios