Una mujer en bicicleta, así me aventuré a recorrer el mundo. Creo que cuando Leonardo Da Vinci hizo el primer bosquejo de una bici jamás se imaginó el poético invento que estaba aportando y lo lejos que el hombre podría llegar utilizando esta máquina. Subir y bajar cordilleras, atravesar desiertos y altiplanos, cruzar la selva y la costa, recorrer pampas y patagonias.

El encuentro con mi ser

Viajé por Sudamérica durante dos años, crucé tres veces la cordillera y pedaleé 10.000 km. Al contar esta hazaña las personas me miran boquiabiertas, pero la verdad es más simple de como suena. Es una experiencia que recomiendo, te conecta con la naturaleza y con tu ser a un nivel inmensamente profundo.

En lo externo, la velocidad a la que viajas te permite incluso ver la hormiga que va caminando en el suelo, no te pierdes detalle del paisaje, es como si fueras en cámara lenta observando cada pincelada de creación. En lo interno, valoras todas esas cosas a las que estás tan acostumbrada, comprendes que necesitamos tan poco para vivir y que lo esencial no se encuentra afuera.

Mujer desafíate

Hoy quiero alentarte a que tomes tu bicicleta, un par de alforjas, una carpa, un saco de dormir, suficiente comida y te lances a la aventura, te alejes de tu zona de confort. Nosotras podemos, no necesitas ser deportista o tener una bicicleta profesional que de seguro vienen a tu mente. Lo único que necesitas son ganas.

Prueba un par de días por algún litoral, por parajes poco transitados hacia el interior de la región donde vives. Sola o acompañada. Te recomiendo que lleves un instrumento, un libro, un cuaderno, lo que sea que te guste, estos elementos se transformarán en un incondicional compañero.

Mujer en Bicicleta: Las recompensas a lo mágico

Pedaleas, sudas, sientes hambre, sed, cansancio, te maravillas con el reflejo del sol en el agua y con las infinitas tonalidades de los árboles, te guías por la brújula de tu corazón y el mapa de la incertidumbre. Todo esfuerzo trae bella recompensa. Es imposible que sepas que va a sucederte en el viaje y de eso se trata, no importa que dure dos días, un mes o un año. Lo importante es que estás accediendo a la zona mágica, te estás poniendo a prueba y sé que te sorprenderás de ti misma y de lo que eres capaz de hacer, te aseguro que te descubrirás a media noche frente a una fogata con las estrellas abrigándote y el sonar de los grillos componiendo una música y entonces agradecerás a la vida por el aprendizaje y la experiencia.

Estamos rodeadas de estímulos, redes sociales y estética. Cuando viajas así, no te importa ni la ropa que llevas. Vas soltando la vocecita en tu cabeza que no para de susurrarte responsabilidades y te encuentras contigo misma. La experiencia te obligará a dialogar con tu ser y a observarte, encenderá tu instinto de supervivencia y tus dones creativos. Nada de lo que escriba podrá definir la sensación, placer y satisfacción de atreverte a hacer algo distinto y “extremo”. ¡Ahora está en tus manos! ¿Te atreves? Estaré feliz de leer tus comentarios y de guiarte en esta aventura.

“Como no sabían que era imposible, lo hicieron” Anónimo.

Alegría Saavedra Araneda

Actriz

Instagram: Alegría.Saavedra

http://www.alesaavedra.cl

Deja un comentario

comentarios