fbpx

Fuimos tóxicos: ¡No más violencia en el pololeo!

Parecía que era una relación normal (para todos), aunque a él siempre le gustaba dejarme de loca, sargenta, celópata, enojona y muchas cosas frente a sus amigos y familiares, pero lo que no todos sabían era lo que pasaba en la intimidad: Violencia psicológica y también física de ambas partes (si bien nunca hubo golpe de puños, constantemente existían muchos apretones).

Soy una mujer de 35 años, vivo actualmente en Quillota y con esta carta quiero desahogarme y que otras mujeres puedan aprender de mi historia. Yo también fui tóxica y hoy que ha pasado el tiempo miro hacia atrás: ¿Cómo pude ser así? ¿Cómo aguanté estar en esa relación? ¿Cómo me amaba tan poco?. No quiero que nadie pase por relaciones tormentosas, porque para vivir el amor debe ser en torno a la paz y el equilibrio.

He aprendido, aunque suene cliché, que teniendo “amor propio” el estar con otra persona podrá ser sano. No busquen compartir por necesidad o sintiéndose vacíos e inseguros, porque eso tarde o temprano afectará su relación.

  • Revisar el celular y redes sociales

Nunca había tenido un pololo desconfiado, él fue el primero que lo hizo. Dicen que el que “busca encuentra” y las interpretaciones mentales dan para mucho. Bueno y así comenzó el mal juego y el vicio de la desconfianza. Conversaciones de ambas partes con nuestros ex. Éramos personas tan inseguras que intentábamos validarnos no rompiendo ese nexo. ¿Has revisado el celular de tu pareja? Bueno si es así cuestiónate: ¿por qué lo haces? ¿él te hace sentir insegura? ¿eres tú la insegura? y si pasa… ¿por qué sigues dañándote? ¿Por qué gastas tu preciado tiempo en estar ocupado de mala manera en otro?

  • Inseguridad y miedo

¿Por qué le diste “me gusta” a esta mina? ¿Por qué este weón te dio “me gusta”? Y así eran peleas eternas por las famosas redes sociales, cada uno dañaba fuertemente con comentarios al otro: “De seguro andai hueviando”. Recuerdo que mis amigas me decían: “weona si te va a cagar, te va a cagar donde sea, con quien sea, a la hora que sea”. Yo realmente no entendía, porque no me amaba nada y seguramente él tampoco, y gastaba horas investigando. Ahora créanme que no ocuparía ni 10 minutos de mi tiempo en stalkear otras chicas o salir a buscarlo para asegurarme de que sus palabras fueran ciertas (él también hacía lo mismo ¿qué miedo no?)

  • ¡No te maquilles tanto! ¡No uses escote!

¿Y para quién te arreglas tan bonito? recuerdo haber preguntado cuando se afeitó, él por su parte me decía que no me maquillara o arreglara tanto, que me veía bien así “al natural”, cuando en realidad andaba horrible y triste. Ambos comenzamos a engordar, a dejar de arreglarnos y recuerdo que terminamos muy feos físicamente esa relación (y es que la mierda brota).

  • Amar debe complementar, no enfermar

Él tenía un tic nervioso, yo por mi parte me iba por el baño. Era una guerra emocional. Nos molestaba vernos felices. Recuerdo que cuando yo salía era la reina del carrete, ya que había dejado de hacerlo por estar con él. Me reía tanto, mis amigos me decían palabras de cariño por extrañarme; sin embargo él me decía que era “pintamonos” por ser yo en mi plena esencia. Mis amigos comenzaron a notar que me puse sumisa y tímida, además mi carrera profesional iba en ascenso lo que fue aún más terrible para su machismo, a mi me molestaba que me felicitaran delante de él, pensando “pobrecito no quiero que se sienta menos” y así me fui apagando. Su problema de autoestima no le permitía sentirse digno de una mujer que estuviera empoderándose en otros ámbitos.

Yo, por mi parte, lo acompañaba a sus eventos sociales, pero siempre terminaba enojada, me dejaba de bruja o contaba situaciones en las que yo me equivocaba y sentía una gran pena, aunque para todos reía para no quedar de cuática. También muchas veces le hice show por otras mujeres. Salir se convertía en una pesadilla, así que ambos nos fuimos alejando de esas actividades para estar “mejor”. ¡ENFERMIZO! ¡USTED NO LO HAGA!

  • Los celos no son un juego

Estar en una relación con alguien celópata es terrible, no lo pasa bien el celoso, que está enfermo, ni el celado, que muchas veces debe dar explicación por cosas ridículas. Hoy en día se comparten memes y se toma para la risa, ya que está la creencia de que un poco de celo le hace bien a la relación, pero no es así. Las personas con este trastorno pueden llegar a odiar a su pareja y fantasear tanto, que incluso llegan a los golpes o asesinato.

¡Si estás en un relación tóxica por favor pide ayuda antes que sea demasiado tarde!

Existe de parte del Gobierno el Centro de la Mujer en tu ciudad, quienes pueden brindarte ayuda y el respaldo emocional necesario para lograr salir de una relación tóxica, sobre todo si tiene violencia física, la cual puede estar poniendo en peligro tu vida.

Si sientes que tu relación se basa en la desconfianza, celos, pena y rabia pide una hora al psicólogo, el cual con terapia irá ayudando a entender tu personalidad y guiándote para escoger elementos sanos para tu vida, así dejar de lado la tragedia.

Ten una relación sana contigo mismo, así podrás proyectar lo mejor de ti donde quiera que estés.

Un saludo a todas y gracias a Nosotraselblog por el espacio.

 

Camila Cruz

Periodista - Directora Nosotraselblog.cl

Emprendedora V región Periodista. Directora de Nosotraselblog Maquilladora Profesional Doglover

Sin comentarios aún

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

 

Nosotras que lo queremos todo, es el primer portal femenino desde la V región.

Contáctanos: contacto@nosotraselblog.cl

SÍGUENOS EN:

NEWSLETTER