fbpx

El cáncer: Mi maestro para el amor propio

”Tienes cáncer “, me dijo el doctor a mis 38 años, luego de hacer varios exámenes. Y ahora… ¿Qué hago?

Soy Mónica, MOMA para los amigos, 42 años. En el 2014 trabajando como diseñadora independiente descubrí que al apoyarme contra mi cartera me dolía mi pechuga derecha, cada vez que mi hijo se apoyaba en mi “pinchaba” algo, cuando mi marido me abrazaba fuerte me dolía. Como soy “alharaca” me toqué muchísimo hasta encontrar el dolor (tenía 38 años) y… ¡Sorpresa! 

Fue un tobogán de emociones, tuve apoyo de mi bendita terapeuta biomagnetista y maestra de reiki, junto a ella fuimos frenando este cáncer que estaba muy descontrolado.¿Resultado? Cirugías y 36 radioterapias, pero mi vida continuó…

  • ¡Volvió la pesadilla! 

Era invierno del 2017, estábamos los 4 acostados en nuestra cama: mi marido Mauricio, nuestro hijo Vicente y Ali, la gata, nos abrazamos y dijimos “Somos felices”, así, sin tener  grandes lujos, estamos hasta el cuello con gastos, pero somos felices…y ¡Puuuummmm!!

Comenzaron unas picazones horrorosas en mi mama izquierda, pensé: ¿será un hongo?, me apliqué una crema, segundo día veo un relieve: “¡Cresta! no otra vez!” ¿Qué hice mal si comía solo alcalino? Mi cabeza y corazón empezaron a girar como una gran ruleta. Es como si vieras una película y dices: “Qué mala suerte la mujer”, pero resulta que la protagonista eres tu.

El médico dijo: “Cáncer otra vez, pero más agresivo, con ganglios”. Pensé: “Mi pelo hermoso, mis pestañas”. Lloré a gritos, me invadió un miedo tremendo, “No me quiero morir”, volé donde mi terapeuta amiga, ella me ayudó a calmar mi corazón, y ahí se produjo un cambio gigaaaaaante.

  • Amor Propio: Soy fuerte y valiente

Algo estaba faltando, pero ¿Qué era?, ¿Me conocía lo suficiente?, ¿Me amaba? Y ahí vino mi cambio. Dios es perfecto y pone en tu camino los regalos para que tu veas con los ojos que jamás te miraste.  Comencé a trabajar mi amor propio, a sanar las heridas y reconectarme con mi niña interior.

El cáncer se convirtió en mi maestro, sin él jamás habría resuelto o sanado. Perdí mi cabello, un gran trozo de mis pechugas, ganglios, pestañas, cejas, pero gané ser una nueva mujer.

  • Mi maestro, el cáncer:

¡Soy hermosa! Aprendí a amarme sin pelo, mis heridas, porque ellas me enseñaron. El camino no ha sido fácil, pero no imposible, el cáncer podría haberme hundido, pero no lo logró. Gané regalos espirituales que han cambiado mi vida para siempre.

Hoy agradezco las lecciones aprendidas, aprobé con distinción máximo el ramo que se llama “amor propio”. Aún me queda camino por recorrer, pero miro con orgullo mi proceso, toco las pelusas de mi nuevo cabello, trabajo mi amor propio diariamente para no olvidar que soy:

Hermosa, fuerte, perfecta y feliz.

¡¡Gracias Dios, Madre, ángeles, llama violeta, maestros!!

Moma

Camila Cruz

Periodista - Directora Nosotraselblog.cl

Emprendedora V región Periodista. Directora de Nosotraselblog Maquilladora Profesional Doglover

Sin comentarios aún

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

 

Nosotras que lo queremos todo, es el primer portal femenino desde la V región.

Contáctanos: contacto@nosotraselblog.cl

SÍGUENOS EN:

NEWSLETTER