fbpx

Emprende con actitud: Crea tu plan de acción

¡Emprender requiere mucho coraje! Y también mucho aprendizaje y preparación. Cuando vas creciendo como empresaria también es de tiempo de delegar. Conversamos con la ingeniera comercial, fundadora de la escuela de emprendedores “Mi plan de acción”, Daniela Molina, quien nos dio sus mejores tips para emprender de manera exitosa.

  • ¿Qué es ser emprendedora? ¿Todos podemos serlo?

Siempre he pensado que “emprender” es un verbo y un adjetivo. ¿Todos podemos emprender? Yo pienso que sí, es más, pienso que puedes emprender trabajando en una empresa o incluso sin vender nada.

Para mi emprender es una actitud, es eso que te impulsa a accionar lo que se necesite para lograr lo que te propones, en cualquier ámbito de tu vida.

Ahora si lo llevamos a los negocios, también hay que hacer una diferencia. Porque hay quienes emprenden y quienes logran rentabilizar sus ideas. Y para mis los segundos, son los llevan el adjetivo y con orgullo. Quienes no lo logran, lo intentaron, pero me atrevo a decir que se quedaron solo en el verbo.

  • ¿Qué es un plan de acción?

Para mi es una forma práctica para marca la ruta hacia tus objetivos. En mi experiencia asesorando a emprendedores veo que una de las mayores debilidades es poder ordenar, planificar las ideas y medir los resultados. Se intenta hacer mucho y se logra poco. Pienso que es por falta de estrategia y creatividad, porque muchas veces se teme a hacer algo diferente, por miedo a que no resulte.

Un plan de acción te ayuda a definir tus objetivos y priorizar las acciones que necesitas para alcanzarlos, a partir de tus recursos disponibles y talentos. Y lo más importante: medir. Solo cuando mides, puedes corregir y solo cuando corriges puedes mejorar. Si te dedicas solo a “hacer” sentirás que haces mucho, pero no logras nada. Y terminas agotándote, pensando que ya hiciste todo y que nada más te va a resultar. Pero no, siempre se pueden hacer las cosas de forma diferente, de una mejor forma y ahí radica la estrategia.

  •  ¿Qué es lo más importante sobre salud financiera en un negocio?

Tu meta de venta. Conocer exactamente cuánto tienes que vender para poder pagar el sueldo que tú quieres tener. Claro, un sueldo que sea proporcional a tu trabajo. Se piensa que un emprendimiento que tiene mucha venta, ya es un negocio rentable. Pero muchas veces no es así, porque los costos pueden ser altos. Un negocio con un costo de producción elevado, tendrá un margen bajo el que muchas veces no permitirá pagar tu sueldo. Y si no pagas tu sueldo, terminarás con deudas o buscado trabajo.

Entonces hay que cambiar la mirada, yo siempre le digo a mis alumnos, esto no se trata de sumar más clientes, sino de ofrecerle a esos mismos clientes que ya tienes una propuesta que te deje más ganancia. Se trata de pensar y tomar decisiones con estrategia. Y para esto es vital conocer tus costos y fijar bien tus precios. Y para fijar los precios correctos no solo tienes que conocer a tu cliente y a tu competencia, tienes que creer en ti y en tu negocio más que nadie. Ser tu primer fan.

Si valoras lo que haces, y lo que haces es de valor, tu cliente lo va a valorar.

  • ¿Cuáles son los errores más frecuentes que cometen los emprendedores con los números?

Ufff ¡Se me viene varios a la mente! Pero creo que uno de los más graves es fijar el precio sin considerar lo que tu cliente quiere pagar. Siempre que le pregunto a mis alumnos que evaluaron para fijar el precio me dicen lo mismo: Mis costos y lo que cobra la competencia. Es como si se vieran obligados a seguir las reglas que ya están establecidas, pero ¿qué pasa con quién decide que compra y qué no?

Creo que el error radica en que no validan el precio con su cliente antes de lanzarlo o poner el precio que ellos pagarían. Pero si tú no tienes la necesidad de tu cliente, tu opinión no importa. Es por eso que siempre hay que validar.

Y si tu cliente no quiere pagar lo que tú quieres cobrar, averigua la razón y corrige lo que se necesite para que valore tu trabajo cómo tú esperas que lo haga.

Otro error importante es no llevar registros. Si no sabes cuánto vendes, no puedes saber cuántas ganas, es así de simple. Muchas veces no ves la ganancia y no es porque no seas rentable, es porque en la medida que tu negocio crece vas invirtiendo más. Es importante ver la ganancia, porque te dará motivación y te hará ver si lo estás haciendo bien.

Y por último, el sueldo. Me atrevo a decir que 3 de cada 10 alumnos dicen pagarse un sueldo. ¿pero qué significa esto? Que entre plata a tu negocio y que con eso tu pagues tus cuentas, no es lo mismo que pagarte un sueldo. Mi consejo es que separes las platas en cuentas diferentes y que a tu cuenta personal vaya entrando dinero. Al principio será de forma semanal, pero si creces llegará el momento en que podrás pagarte un sueldo a fin de mes. Y esa creo es una de las mejores satisfacciones tener tu propio negocio.

  • ¿Quién es el actor principal al que debo dirigirme para tener éxito a la hora de sacar un producto o servicio como emprendedor?

A tu cliente, pero no a cualquiera, tienes que dirigirte a tu cliente ideal. Cuando les pregunto a mis alumnos que es lo primero propuesta de valor o cliente, más de la mitad me dice que la propuesta de valor, porque ¿cómo voy a ir donde mi cliente si no tengo nada para ofrecerle?

Pero ¿qué pasaría si inviertes todos tus ahorros y esfuerzos en diseñar algo que a tu cliente no le gusta o pero aun no necesita comprar? Aunque parezca un error fácil de prever no lo es, muchos lo cometen y eso amenaza su rentabilidad desde el primero día.

Entonces mi consejo es, ¿Quieres emprender? Define a quién quieres ayudar, has una lista de problemas de esa persona, acércate valida la información y pregúntale, ¿cómo le gustaría solucionar su problema? Y con esa información aprovecha tus ahorros y esfuerzo no solo para cumplir con sus expectativas, sino para superarlas. Y verás cómo cobrando más que la competencia llegarán tus primeros clientes.

  • ¿En qué etapa o de qué manera es conveniente expandirse, contratar más personas, etc?

Que buena pregunta. Si hablamos de expansión, lo puedes hacer mucho antes de lo que crees. Mi consejo es que lo hagan una vez que ya hayan penetrado su mercado actual. Cuando ya hayan respondido a la pregunta ¿Qué más puedo hacer para vender más de lo que ya vendo al tipo de cliente que ya me compra? Es una pregunta simple, pero clave para armar un plan de acción.

Una vez que ya aumentaste tus ventas con tu cliente actual, puedes pensar ¿Qué más le puedo vender a esa misma persona? Porque ese cliente ya confía en ti, si le ofreces algo que necesite te lo va a comprar. Y una vez que hayas crecido por allí, podrías aventurarte a llegar a nuevos mercados.

Entonces no hay un momento adecuado, es un plan de expansión paulatino, lento pero seguro. ¿Cuándo delegar? Cuándo el volumen de venta te lo permita y te atrevas a hacerlo. Esta la creencia de que nadie lo hará cómo tú, yo también la tuve. Pero habrá un minuto en que, si quieres crecer, no te quedará de otra. Y tampoco tienes que delegar todo, la clave es darlo a otro todo lo que a ti te estorbe para hacer lo más importante, donde está el real valor.

  • ¿Qué les dirías a las mujeres que quieren dar el salto a empresaria y qué necesitan en la práctica para lograrlo? 

Que la pasión no es siempre es el fin al emprender. Que usen su pasión como un medio para solucionar el problema de un grupo de personas dispuestas a pagar por eso. Una persona que le apasiona el tejido puede emprender en cartera tejidas y seguro le quedarán bonitas. Pero ¿Cuántas personas necesitan una cartera tejida? ¿cuántas pagarán lo que vale el tiempo que dedicase a cada punto? Quizás habrán, ¿pero podrás rentabilizar tu negocio con un producto que solo es bonito? Quizás si, pero lo harás más rápido si utilizas la misma pasión en hacer saquitos para bebes hipoalergénicos para esa misma clienta.

Si estás pensando emprender, parte por elegir a tu cliente y no dejes que ellos te escojan a ti. Enfócate en sus necesidades y crea valor. Escúchalo y dale más de lo que espera. Diseña un plan, aplica, ¡prueba!, mide y corrige.

No hay un momento perfecto, lo perfecto es el plan. Capacítate y verás que en un año podrás alcanzar a quienes llevan 3, haciendo todo por instinto.

Y por último, persevera. La rentabilidad no llega de la noche a la mañana, a veces tarda más de un año. Pero si te mantienes, vas creciendo de a poco, un día lo lograrás y llegará para quedarse. ¡Pero ojo! Tendrás que estar dispuesta a cambiar tu plan original.

 

 

Camila Cruz

Periodista - Directora Nosotraselblog.cl

Emprendedora V región Periodista. Directora de Nosotraselblog Maquilladora Profesional Doglover

Sin comentarios aún

Dejar un comentario

 

Nosotras que lo queremos todo, es el primer portal femenino desde la V región.

Contáctanos: contacto@nosotraselblog.cl

SÍGUENOS EN:

NEWSLETTER